Extremaduramente...

bonita y sorprendente.

Restauración de los retablos de la Iglesia de Robledillo de Gata

Aumentar panorámica. Los retablos se pueden ver a mayor tamaño haciendo clics en ellos, también puede subir al palco superior, pulsando en la panorámica. Puede ver la situación exacta de la panorámica aumentando el mapa que hay debajo de la noticia.

La directora general de Patrimonio Cultural, Esperanza Díaz, ha presentado en Robledillo de Gata la restauración de los retablos de la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción y el de la Ermita del Humilladero. En el acto también han estado presentes el obispo de Coria- Caceres, Francisco Cerro, y el alcalde de la localidad, Luis Sánchez Prieto.
Esta restauración forma parte de las actuaciones que la Consejería de Cultura y Turismo lleva a cabo con respecto a los bienes muebles en el seno de la Comisión Mixta Junta-Iglesia, y la aportación económica que la Junta de Extremadura ha destinado para ello asciende a 150.000 euros.

Para llevar a cabo esta intervención en el patrimonio eclesiástico de Robledillo de Gata, se realizó en primer lugar un plan director para la recuperación integral de estos retablos, siendo la primera vez en Extremadura que se redactaba un plan director de retablos. También se está recuperando la cubierta de la Iglesia, del siglo XVII.
La intervención, que se ha abordado en tres fases de 2007 a 2009, comenzó con la recuperación del armazón y las tallas del retablo mayor; en la segunda fase se actuó en su asiento en la cabecera del templo, y en la fase tercera se restauraron los retablos laterales y el de la ermita del Humilladero.
El retablo mayor data de 1678 y es característico de la escuela castellana. Mide 9 metros de alto por 6 de ancho, es de planta lineal adaptado al ábside de la iglesia, y los cuatro retablos laterales y el mayor conforman un conjunto muy significativo dentro del arte extremeño. Las obras pertenecen al foco castellano y desgranan toda una iconografía relacionada con la Contrarreforma.
Todos los retablos presentaban daños bastante graves: la desestructuración, la desintegración de la madera, la pérdida generalizada de elementos, el ataque de xilófagos, la presencia de elementos ajenos en los armazones, los levantamientos de las capas de preparación, la disgregación y lagunas, las grietas en las tallas y los repintes…
Todas estas patologías fueron determinando que a la hora de enfrentarse con el conjunto de los seis retablos se tuvieran presente unos criterios para unificar los distintos trabajos en las cinco actuaciones de la iglesia y la de la ermita del Humilladero. De ahí la importancia de un plan director que abordara todas las recuperaciones de los bienes.
Si bien los proyectos se han hecho de manera individual, los criterios han sido semejantes para los de la parroquia, ya que conforman un conjunto único salido del mismo artista. Sin embargo, en la ermita se variaron las pautas al ser de otra época y de otro maestro.
Este plan estuvo determinado por el acondicionamiento de la iglesia, el levantamiento de planos y estudios fotográficos, desmontaje de las piezas, limpieza, desinsectación y protección de la madera, tratamiento de las estructuras, reintegración volumétrica de las esculturas, protección del metal, tratamiento de los bancos de los retablos, limpieza de la policromías, relleno de las lagunas, reintegración cromática, barnizado final, montaje de las piezas y memoria final.
Las empresas que han llevado a cabo las restauraciones han sido dos empresas extremeñas, Atrium en el retablo mayor y en la redacción del plan director, y Jácena en los laterales y en el del Humilladero.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

Dejar una contestacion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 Extremaduramente…