Llerena

“Llerena, lugar nobilísimo, cabeza de la provincia de León en Extremadura, situada en las raíces de Sierra Morena, feliz de sitio, fértil de suelo, sano de cielo, soberbia de casas, agradable de calles, abundante de hermosas, llena de caballeros y letrados y de tan raros ingenios, que apenas necio podrá hallarse uno.”

Luis Zapata de Chaves
“Libro de Cetrería”.
Siglo XVI.

Capital de la comarca de Campiña Sur, los primeros signos de civilización estática en la actual Llerena se remontan, previsiblemente, unos 4.000 años.

Para muchos historiadores el comienzo de Llerena como núcleo urbano se produce en los alrededores de la Fuente Pellejera, sin ponerse de acuerdos cual fue la primera denominación como tal núcleo. Para unos Allarias, Ellerina para otros, Ellerena para algunos más, en fin, todos especulan con los posibles toponímicos de la ciudad. La Llerena árabe la localizan en los restos existentes en el interior de la torre y en algunos lienzos de la muralla que circundaba la población.

Durante los años sucesivos a la reconquista cristiana se asientan en Llerena gran cantidad de familias judías apoyadas por la corona por conseguir una mayor repoblación. Estos clanes hebreos convierten a Llerena en un población próspera y con unos niveles muy elevados en los sectores económicos y culturales. Hacia el año 1479, el judío Rabí Mayr consigue de los Reyes Católicos eliminar la prohibición que existía en toda España de celebrar ferias y mercados, y tuvo bastante importancia una escuela de traductores. La aljama de Llerena la formaba casi 600 familias en torno a la zona ocupada por la sinagoga (ermita de Santa Catalina) y la fuente pellejera.

Por aquellos años se vivía plenamente en Llerena una profunda integración de las tres culturales, la cristiana, la judía y la musulmana.

Tras el decreto de expulsión ordenado por los Reyes Católicos en 1492, en Llerena se quedan 125 familias judías que adquieren su cualidad de judeoconversas, que junto con Fregenal de la Sierra se convierten en los núcleos poblacionales de mayor número de cristianos nuevos.

El barrio de la morería se situaba en las proximidades de la iglesia de Santiago y estaba constituido por un grupo poblacional al más marginal integrado por obreros del campo y la construcción, si bien también había algunos profesionales dedicados a la danza y la música que amenizaban muchos de los actos sociales.

Uno de los motores impulsores de la evolución de Llerena a finales del siglo XV es el establecimiento del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, gracias a las influencias políticas del licencia Luis Zapata, Consejero y asesor de los Reyes Católicos y también debido a la extensa población hebrea de la Baja Extremadura. Ha sido considerado por muchos historiadores como la institución que formó la región extremeña.

La decadencia de la ciudad comienza ya avanzado el siglo XVII, al igual que se produce en el resto de España, debida a crisis política del imperio, propiciada por las inexplicables guerras con nuestros vecinos y el difícil sostenimiento de una infraestructura política y territorial guiada por regentes poco activos y validos aprovechados. También fueron causa de este declive la expulsión de los moriscos, las sucesivas pestes que asolaron Llerena y que la mantenían aislada durante muchas cuarentenas del exterior con el cierre hermético de sus puertas. Pero la mayor lacra la proporciona la guerra con Portugal que merma la ciudad y esquilma su economía, pero en compensación, recibe el título de ciudad por Felipe IV el 12 de junio de 1642.

La Guerra de la Independencia (1808-1814) en Llerena tuvo gran incidencia, con la batalla de Cantalgallo en 1810 es destruida en parte y esquilmada por las tropas francesas. Se produjeron muchos destrozos en edificios importantes y parte del riquísimo archivo histórico fue destrozado y sirvió de asiento a las caballerías, saliendo gran número de importantes obras de arte de nuestras iglesias, tales como parte del retablo de la iglesia de Nuestra Señora de la Granada decorado por Zurbarán.
Ya en el siglo XX, durante la dictadura del General Primo de Rivera se producen en Llerena importantes obras que hoy perduran (Cementerio, Grupo Escolar, Plaza de Abastos), y tras la II República, declarada en la ciudad desde el balcón del ayuntamiento el 14 de abril de 1931 por el socialista Juan-Simón Vidarte Franco-Romero, se producen, como en toda España, los trágicos sucesos de la Guerra Civil.
Posee una población de 5.943 habitantes y un centro histórico que fue declarado Conjunto Histórico Artístico, en el que destacan la Iglesia de Nuestra Señora de la Granada, el Palacio de los Zapata y la Plaza de España.

La plaza de España fue coso taurino, mercado y sede de festejos. En el lado Sur de la plaza está la iglesia de Nuestra Señora de la Granada como se puede apreciar en la panorámica. A la izquierda, cara Este de la plaza, se ve el Ayuntamiento y el portal de Morales, con 9 arcos. En el lado Norte, (frente a la iglesia) se haya el portal de la Casineta, que ha tenido los apelativos de portal de las Tiendas, de la Boticas, del Pano de la Cárcel,etc. Se trata de 12 arcos de ladrillo encalado, columnas de cantería y 2 plantas con balcones y ventanas y remate corrido abalaustrado.  En alguna de las casas que están en esta zona vivió el pintor Francisco de Zurbarán y su esposa. Cerca está la fuente que diseñó el pintor en 1617.

Este objeto requiere Flash Player 9

La iglesia de Nuestra Señora de la Granada está situada en la plaza del Ayuntamiento; tiene una fachada barroca con una balconada con arcos de 2 pisos. Fue éste un añadido del siglo XVIII, sobre la fachada norte de la iglesia, con vistas a poder acceder a los acontecimientos que se manifestaran en la plaza Mayor. La iglesia tiene una magnífica torre de ladrillo.

Este objeto requiere Flash Player 9

La nueva Unidad de Hemodiálisis del Hospital de Llerena está ya en funcionamiento

La nueva Unidad de Hemodiálisis del Hospital de Llerena está ya en funcionamiento, según ha anunciado la Gerencia de Área de Salud Llerena-Zafra.
La puesta es marcha de esta Unidad ha posibilitado que los enfermos renales del ámbito geográfico del Área de Salud reciban el tratamiento que necesitan en el Hospital de Llerena.
El funcionamiento de la Unidad ha comenzado por turnos, inicialmente, de mañana de lunes a sábado, para, de forma paulatina y tras el verano, avanzar hasta asumir su capacidad máxima, es decir, entre 20-24 enfermos.
La Unidad cuenta con 6 puestos de hemodiálisis, que, cuando comience a funcionar en turnos de mañana y tarde, seis días a la semana, junto con el resto de dispositivos del Área, solventará la actual demanda de dicha prestación.
Las obras de reforma para la implantación de la Unidad han afectado a una superficie de 362 metros en la planta semisótano del Hospital, espacio que da cabida a una sala de tratamiento de pacientes, otra sala de espera de pacientes y familiares, una sala hídrica de tratamiento de aguas, lencería y farmacia y un despacho-consulta médica.

Mapa de Noticias de Extremadura en 360º

Panorámicas de 360º Esféricas formato: Java :    Panorámicas de 360º formato: Quicktime:    Imágenes:
Si quieres añadir una foto o panorámica pulse aquí
Todos los Derechos Reservados © Extremaduramente.com